<
>

Lionel Messi está en un excelente nivel en PSG, con la Champions League y el Mundial entre ceja y ceja

México, Polonia y Arabia Saudita parece que enfrentarán a la mejor versión del delantero argentino

La estadística dice mucho sobre el tipo de temporada que Lionel Messi ha tenido hasta ahora. En las cinco grandes ligas europeas, el número 30 de Paris Saint-Germain, quien se enfrenta a México en el Mundial, es el jugador con más gambeteadas exitosas esta campaña, con 30, antes del pasado fin de semana. ¿Quién le sigue? ¡Jude Bellingham con 19!

En resumen, Messi está de vuelta y las estadísticas lo demuestran. Sus actuaciones también lo indican, con cuatro goles y siete asistencias, y 32 ocasiones creadas en apenas ocho partidos de la Ligue 1. Su lenguaje corporal parece mostrar que está contento con su fútbol, con su equipo y con su vida en París. El contraste con la temporada pasada es bastante fuerte, obviamente: a pesar de sus 14 asistencias en la liga, su rendimiento seguía estando lejos de lo que se esperaba de él.

Esta temporada es muy diferente. A sus 35 años, nunca será el Messi de hace una década, como es de esperar, pero sin duda está jugando en un nivel cercano a su mejor versión. Su creatividad es evidente, es más estratégico cuando elige acelerar con la pelota, y sus gambetas en espacios reducidos están tan afiladas como siempre. Su nivel de energía es alto, por lo que a veces resulta impresionante verlo.

El sábado 10, contra Brest, en un partido en el que PSG se vio flojo y mediocre, Messi fue el único artífice del equipo. Su magnífico pase a Neymar para el gol del brasileño fue merecedor del carrete de lo más destacado de su carrera. La dinámica es real, y el argentino está disfrutando otra vez.

La temporada pasada fue difícil por momentos, debido a todos los cambios precipitados por la salida del Barcelona después de casi dos décadas. Además de la adaptación a un nuevo club, con un nuevo entrenador y nuevos compañeros, se sumaron los elementos personales de mudarse a un nuevo país, empezar una nueva vida, buscar un nuevo colegio para sus hijos, etcétera.

Un año después de ese cambio radical, Messi ha tenido tiempo para asimilarlo todo y adaptarse. Sus compañeros argentinos en la plantilla de PSG, el mediocampista Leandro Paredes y el extremo Ángel Di María, abandonaron la capital francesa este verano -ambos acabaron fichando por la Juventus, el primero en calidad de préstamo y el segundo como agente libre-, lo que obligó a Messi a abrirse un poco más con el resto del plantel, algo que está disfrutando.

El cambio de director técnico también fue algo importante. No se llevaba muy bien con Mauricio Pochettino, pero le gusta trabajar con Christophe Galtier. Cree que el nuevo sistema con tres atrás es una buena idea, y está disfrutando de su posición más central; el año pasado, Pochettino lo hacía jugar abierto, algo que ya no puede hacer a su edad con la misma eficacia.

Este, obviamente, es un año transcendental para él, y quizá sea la razón más importante por la que su arranque de campaña haya sido tan bueno.

La Copa del Mundo, esta última, está cada vez más cerca y Messi tiene que estar listo. Desde que hizo su debut con Argentina en 2005, después de anotar 86 goles en 162 apariciones, esta quizá sea su mejor chance de ganarla. El triunfo en la Copa América en 2021 le quitó un gran peso que venía cargando sobre su espalda mientras que levantó el trofeo internacional (además del oro Olímpico en 2008 con el seleccionado Sub-23) y significó mucho para él y todo el país. Lo que ha estado construyendo con el director técnico, Lionel Scaloni, es un equipo que defiende y ataca a la vez, con un renovado sentido de unidad y espíritu de equipo.

play
1:50

El nuevo rol de Messi en el PSG

Ricardo Puig analiza el papel, poco determinante, del argentino en el cuadro parisino

Messi realmente cree que puede ganar el Mundial con Argentina, y jugar bien con PSG hasta emprender su viaje hacia Qatar el 16 de noviembre, es muy importante. Tiene que llegar al primer partido contra Arabia Saudita el 22 de noviembre en forma óptima.

Todo lo que hace ahora tiene como objetivo cumplir su sueño de la Copa del Mundo, y PSG se está beneficiando de eso. El club está muy conforme con lo que está mostrando y haciendo Messi, según informan fuentes. Messi incluso regresó antes de sus vacaciones de verano y estuvo muy accesible con los sponsors del club en su tour de pretemporada en Japón; las cosas han marchado bien tanto dentro como fuera de la cancha.

Los directivos de PSG saben que si lo que lo motiva es ganar la Copa del Mundo, ganar la Champions League debería producir el mismo efecto motivacional en la segunda parte de la temporada. Levantar el trofeo por quinta vez también es un gran objetivo para él esta campaña; se ha comentado que Messi siente que hay algo especial en PSG este año y que ellos pueden llegar a la cima.

En París, tanto a Galtier como al nuevo director deportivo de PSG, Luis Campos, les encantaría que Messi se quede al menos otra temporada más. Tiene la opción para un tercer año en su contrato, una para la que él y el club tienen que ponerse de acuerdo si pretenden activarla. La idea en el club es ofrecerle un nuevo acuerdo por dos años – el año que tiene como opción más otro – con el fin de extender su estadía en el club. El argentino no dijo ni sí, ni no, confirmándoles que no hablará sobre su futuro hasta después del Mundial.

Mientras que esperan para entablar las negociones cuando Messi decida que es momento de hacerlo, al menos en el ínterin podrán seguir disfrutando de su magia.