<
>

Iconos del América que 'dejaron de ser americanistas'

Hay un sentir de inconformidad por parte de los jugadores del América que forjaron la historia del club en la década de los 80

No podía dejar de escribirlo. No, porque tienes un compromiso ético con la verdad. Para eso ejerces este maravilloso oficio. Lo hago porque me llamó poderosamente la atención un hecho que ha prevalecido a lo largo de mi carrera, en relación con compromiso histórico del América con los jugadores que le dieron la grandeza.

Un ejercicio de cualquier medio que se aprecie de serlo es la pluralidad. Por eso buscamos plumas de diversas ideologías para que ofrezcan desde la subjetividad de su experiencia sus opiniones sobre temas del ambiente deportivo.

Esto viene a colación porque con la idea de generar contenido para el portal invitamos esta semana a un icono americanista a escribir una columna sobre el Clásico Nacional, Juan Antonio Luna, y su respuesta me sorprendió porque aseguraba no saber nada de la actualidad del equipo. No lo veía. Es más, me invitaba mejor a contactar gente que esté hoy en la organización.

La obvia insistencia que le hice para convencerlo y su contestación me dejó en claro que las Águilas han lastimado una parte de su historia, quizá la más importante, ya que su respuesta de Luna fue contundente y siempre respetuosa. Me daba la entrevista, pero sin hablar del América ¿por qué? Por el maltrato que considera se ha dado a los jugadores que forjaron su historia en la década de los 80.

Desconozco qué haya pasado con Juan Antonio Luna. Fue entrenador del equipo. Lo único que sé es que su comentario sobre la entidad me dejó pensando que varios de esa generación me han dicho y confesado una situación similar. "No, la verdad se han portado muy mal con los jugadores que hicieron historia en el América. En fuerzas básicas, los entrenadores que están podrían platicar de lo que es el América de hoy", me dijo el 'Cabezón' sin dudarlo un ápice.

Y Luna no se equivoca. Lamentablemente los hechos le dan la razón. Alfredo Tena, un histórico del equipo, ha sido removido de las fuerzas básicas, cuando entregó resultados muy positivos a la institución en la generación de jóvenes jugadores. Luis Roberto Alves 'Zague', máximo goleador del equipo, fue nombrado directivo y en el cargo duró más un globo en el aire que su permanencia, porque fue sustituido por Ricardo Peláez, sin un argumento convincente sobre su remoción. Eso seguramente le caló en el alma de su querido América.

Antonio Carlos Santos se ha cansado de pedir oportunidades en el América por años y no le han dado la oportunidad ni siquiera de dirigir un equipo de categorías inferiores para medir si tiene o no el potencial para dirigir a futuro al equipo de la Primera División.

Héctor Miguel Zelada, un icono de la institución. Acaso el mejor portero en su historia ha sido borrado de la memoria sentimental del club alejándolo de cualquier oportunidad laboral que hasta donde sé ha solicitado. El propio arquero ha asegurado contar con gente que promueve para enriquecer el americanismo, pero no ha habido respuesta alguna. Carlos Reinoso, quien ha presumido ser americanista hasta los huesos y dio lustre a la época dorada del equipo, ha tenido oportunidades como entrenador, pero en la actualidad se desaprovecha su experiencia e identidad para las nuevas generaciones de lo que significa el americanismo en la historia del balompié mexicano. Hoy los americanistas se 'olvidan' del equipo por los reveses que les ha dado el club.

Seguramente habrá más casos como el ejemplo que les di, sé qué hace pocos años hubo una entrega de reconocimientos a sus históricos. Tengo conocimiento que hay placas y túneles a nombre de Alfredo Tena, pero lo realmente importante que es cuidar a la gente que dio un legado a la institución ha dejado mucho qué desear. No lo digo yo, lo aseveran con palabras quienes forjaron su historia, y esos reclamos, créanme, son comunes en examericanistas con los que he platicado. Se van dolidos, lastimados por el trato que la institución les ha brindado. No se busca de echar mier... a una organización que ha sido ejemplar en México. Hoy por hoy sus títulos así lo avalan la mejor en toda su historia.

Sin embargo, no está demás voltear de vez en cuando a ese pasado que erigió su grandeza y dar un pequeño detalle a esas figuras que hoy lo representan donde quiera que se paran. Seguramente habrá muchos Luna's en la actualidad. Ojalá y reciban un cariñito del club que antes lo consideraban su casa. Dicen que para construir tu futuro debes enseñar las bases de tu pasado y en América aparentemente no lo hacen.