<
>

Las reglas creadas por los dueños dejan a Morelia sin equipo

Otra sorpresa más en el futbol mexicano, el cambio de una franquicia como Morelia que ya se había ganado la tradición futbolera en nuestro país y que de la nada la cambiarán de casa sin pedir permiso, sin compasiones y sin considerar a la afición, jugadores y al cuerpo técnico.

Al estilo mexicano, el futbol en este país es una asociación civil, tiene dueño con poder para decidir sin pedir permiso y sin tener el visto bueno de vender o de cambiarse de estado como el caso de Morelia. Simplemente un arreglo entre ‘cuates’, una toma de decisiones del grupo de poder y, a pesar de tener a algunos en contra, no son tantos como para cambiar la forma de manejar el futbol mexicano.

En México están establecidos unos sistemas, también fuera del futbol, con unas reglas propias de unos pocos y si quieres entrar al grupo, debes acceder a cumplirlas. Por esta razón los aficionados de Morelia se quedan sin equipo y los jugadores se ven obligados a moverse de casa, de ciudad y de estado sin siquiera ser escuchados por los dueños.

Todo esto se da también por la poca fuerza de la AMFpro, un grupo sin poder ni liderazgo para ser tomada en cuenta, así como el grupo de árbitros o la misma asociación de entrenadores que en su tiempo intenté crear, que iba a ser presidida por el señor Diego Mercado. Esa idea iba por buen camino, sin embargo, no se concretó y el futbol mexicano se quedó sin un beneficio extra.

Deseo que pronto este tipo de asociaciones adquieran la fortaleza necesaria para que el futbol sea de todos y que las decisiones no se queden en manos de los dueños y presidentes. Lamentablemente, así se maneja el balompié mexicano y por eso Morelia terminará mudándose a Mazatlán.

Los derechos de transmisión, una razón para cancelar el Clausura 2020

Deberíamos aprender cómo está estructurado y cómo funciona el futbol de las grandes potencias. En España, por ejemplo, La Liga es la que recibe el dinero de la transmisión de partidos y decide repartirlo equitativamente a todos los equipos. Entre La Liga, la asociación de futbolistas, el ministerio de cultura y deportes y el ministerio de sanidad, dadas las circunstancias; dieron el visto bueno la reanudación del futbol español el 11 de junio.

La Liga MX, al ser desarrollada de manera diferente, no tuvo tantos efectos en esta crisis como en otros campeonatos largos que se definen por el número total de puntos. Algunos se cancelaron dando como campeón al más alto de la tabla, como en Francia; y otros decidieron no dar la corona, como lo hizo Holanda. Sin embargo, campeonatos como La Liga y la Premier League se vieron forzados por temas de derechos de transmisión a continuar ante la pérdida de miles de millones de euros.

Aquí en México, se canceló el Torneo Clausura porque los repartos de televisión no son globalizados y esto no afectó tanto al certamen. Para variar son acuerdos particulares, a unos les pagan más, a otros menos y hay televisoras que cierran contratos de 5 a 10 años para tener atados de pies y manos a los equipos.