<
>
CONTENIDO EXCLUSIVO
Obtén ESPN+

Ronald Acuña Jr. y Ozzie Albies de los Atlanta Braves lo están pasando bien

play
Ronald Acuña es todo lo que esperas de un pelotero latino (2:38)

El venezolano de los Bravos de Atlanta 'llegó a Las Grandes Ligas para quedarse', en opinión de Mauricio Pedroza. (2:38)

Ronald Acuña Jr. encandila cualquier escenario de béisbol que habita estos días, con su defensa, su brazo fuerte, la "velocidad loca", dijo el sábado el mánager de los Braves, Brian Snitker. "Me encantaría ser coach de tercera base con él corriendo".

Y, por supuesto, está el poder. Cuando Acuña batea un jonrón, cuando sabe que ha aplastado una pelota destinada a volar por encima de la pared, arrojará su bate y gritará a sus compañeros en el dugout: "¡La bestia!"

La bestia, en español. Una bestia del béisbol, en cualquier idioma, en cualquier campo, en cualquier estadio, rebosante de pasión por el deporte.

Pero si entraras en el clubhouse de Atlanta, te sorprendería el Acuña que ves en ese escenario.

"Silencioso como un ratón de iglesia", dijo un miembro del personal. "Para nada ruidoso, como un niño tímido. Casi introvertido. Muy respetuoso".

Es la competencia lo que atrae a la bestia, al parecer, con él y su amigo cercano Ozzie Albies empujándose juguetonamente en el dugout, bromeando, empujándose. Acuña siempre se ha divertido jugando al béisbol, dijo Snitker el otro día. Y de alguna manera, parece que se está divirtiendo aún más este año.

¿Y qué no es divertido acerca de un OPS de más de 1.400, o promediar más de una carrera anotada por juego, 18 en los primeros 14 juegos de los Braves, mientras hace daño constantemente con su swing? Al entrar en el juego del sábado contra los Cubs, Acuña tuvo 14 extrabases y solo nueve ponches.

"No sé si alguna vez he visto algo así en mi carrera", dijo Snitker.

El domingo por la noche, Acuña y los Braves jugarán contra los Cubs (7 p.m. ET en ESPN) en el juego final de su serie de tres juegos.