<
>

¡El circo se fue! José Ramírez-Josh Taylor es como se supone que sea el boxeo

play
José Ramírez sobre Josh Taylor: 'Estoy peleando con el mejor' (2:12)

José Ramírez considera que su pelea ante Josh Taylor es una de las mejores peleas de este año. (2:12)

Hace un par de semanas, un gran ex campeón y un YouTuber celebraron una conferencia de prensa para anunciar su "pelea" en Miami.

El hermano del YouTuber, también un YouTuber, encaró al boxeador retirado y le arrebató su gorra de béisbol.

"¡Tengo sombrero!" dijo, antes de huir.

Esto fue ampliamente interpretado como el trabajo de un maestro provocador.

Luego, el peleador retirado salió disparado tras el hermano del YouTuber.

Esto hizo correr a hordas de camarógrafos en persecución, y el momento también se interpretó como la inauguración de una pelea a muerte.

Mientras tanto, José Ramírez y Josh Taylor, cada uno de ellos un ex olímpico invicto, cada uno en posesión de dos cinturones de campeonato, se enfrentan este sábado para decidir quién es el campeón indiscutido de las 140 libras del deporte, pero no tuvieron una conferencia de prensa para anunciar su pelea. Puedes atribuir eso a COVID, supongo. Pero uno de estos hombres, en el apogeo de sus poderes, se convertirá en el sexto campeón de cuatro cinturones en la historia del boxeo. Y aún así, si eres como la mayoría de los fanáticos de los deportes estadounidenses, no tienes idea de quiénes son estos nobles guerreros.

Ese es el estado del boxeo en 2021.

Y eso es una vergüenza.

Escucho esto todo el tiempo: era un gran fanático, pero ya no es como solía ser.

Lo entiendo: tienes viejos peleando con viejos, viejos peleando con YouTubers, y extrañas los buenos tiempos.

Bueno, no estoy seguro de que haya habido buenos tiempos en el boxeo. Pero sé que Ramírez-Taylor es como debería ser. En un mundo que confunde el truco publicitario con una historia bien contada, Ramírez y Taylor tienen una noción de mérito maravillosamente aparente y anticuada. Lo que están haciendo y lo que están arriesgando, merece algún reconocimiento.

"Esta pelea representa no solo negocios, no solo entretenimiento, sino también gloria", dice Ramírez. "Representa todo lo que hemos pasado desde que éramos niños".

"Después de esta pelea, cuando gane, podría retirarme felizmente mañana y decir 'Muchas gracias'", dice Taylor. "Podría vivir el resto de mi vida muy orgulloso de lo que he hecho".

Ramírez, quien ha sido franco durante mucho tiempo sobre temas de inmigración y agricultura, representa a los trabajadores agrícolas en el Valle Central de California. Taylor busca convertirse en el primer campeón indiscutido de Escocia desde el gran Ken Buchanan, a quien conoció de adolescente en el Lochend Boxing Club de Edimburgo. "Solo era un aficionado", recuerda Taylor. "Él debió haberme visto entrenar y ... estaba diciendo, 'Oh, tienes los movimientos, hijo ... Puedes ser un campeón mundial algún día, hijo. Espero que me demuestres que estoy en lo cierto'.

"Volver con los cuatro cinturones y ser como él casi 15 años después, es simplemente increíble. Me encantaría hacerlo".

Si todos buscan la gloria, son diametralmente opuestos en términos de temperamento. Taylor era un chico pequeño aunque poco afable, un objetivo para los bullies, como él recuerda: "Siempre me encontré en un lío. Probablemente sea parte de las razones por las que soy campeón mundial hoy en día ... un par de tipos más grandes quizás me golpeaban, pero seguiría yendo una y otra vez hasta que ganara, hasta que no quisieran pelear.

"Siempre he tenido esa determinación y un poco de maldad al respecto, un poco de terror dentro de mí que no creo que pueda apagar y que nunca me dejará, incluso después de que termine de boxear".

Ramírez es más estoico, consumido por el sentido del deber y la virtud: "No crecí en la calle ... Lo que me hace duro es el aprecio que tengo por todas las cosas buenas que me dio mi familia. Todo ese cariño, todo el respeto que me dieron".

play
3:52

José Ramírez: 'Ayudo a los inmigrantes porque sé lo difícil que la pasan'

El boxeador nacido en Hanford, California, recuerda cómo fue su infancia trabajando en el campo junto a su padre.

A los 14, comenzó a recoger pimientos, como lo habían hecho sus padres antes que él. Esos días calurosos y polvorientos formaron no solo la sensibilidad y la identidad de Ramírez, sino también su mandato como campeón.

"Es muy hábil. Tiene mucho talento. Tiene un gran poder", dice Robert García, un ex entrenador del año, quien, como su peleador, creció como hijo de trabajadores de campo. "Pero realmente creo que eso es lo que lo convirtió en el campeón que es ahora, creciendo, recogiendo pimientos y trabajando en el campo".

No es que le ayude, según Taylor. Ramírez "abruma a sus oponentes, se acerca, se pone sobre su pecho y trabaja bien el cuerpo y la cabeza. Estilísticamente, soy el pareo equivocado para él. Puedo boxear en el centro del ring. Puedo boxear del pie trasero. Puedo pararme de cerca y luchar y resistir cuando tengo que hacerlo. Creo que pego tan duro como él".

El entrenador de Taylor, Ben Davison, dice: "Todos saben qué tipo de peleador es Ramírez. Es nuestro trabajo convertir sus fortalezas en sus debilidades y usarlas en su contra. Cuanto más agresivo sea, más vulnerable será".

"Hablo con los puños", responde Ramírez, reconociendo que no es un peleador tan simplista. "Josh Taylor solo tiene 17 peleas ... nunca ha sido realmente probado ... No dejaré que trabaje más que yo. Voy a ser demasiado para Josh Taylor. Nunca se ha enfrentado a un peleador mexicano como yo. Nunca se ha enfrentado a un peleador que lucha por mucho más que ganar una simple pelea”.

"Lucho por mi gente", dice Taylor. "Mi gente de Escocia".

A pesar de toda la charla sobre sus diferencias, es García quien los ve como almas gemelas. Taylor, dice, "viene de un país que quiere ver guerras [en el ring], al igual que los mexicanos. Los mexicanos quieren ver a la gente cortarse, caer, levantarse y luego ganar peleas, ¿sabes? Viene del mismo tipo de sangre, así que eso es lo ayuda a ser un gran boxeador. Honestamente, creo que podríamos terminar con una trilogía con estos dos tipos". Imagínese eso: una trilogía. Como los viejos tiempos. Quizás, incluso recuerdes sus nombres. Tal vez algún día te encuentres diciéndoles a tus hijos: los boxeadores de hoy no podían tocar a tipos como Ramírez y Taylor.

Y nadie tenía que robarle la gorra de béisbol a nadie.

MÁS: Cómo ver Ramírez vs. Taylor por ESPN Deportes