<
>

De cara a enfrentar a la única boxeadora que la derrotó, Claressa Shields se enfoca en el futuro, no en el pasado

play
La importancia de Serrano vs. Taylor (2:05)

El grupo de Área de Combate analiza la importancia de la megapelea entre Amanda Serrano y Katie Taylor en el Madison Square Garden, y lo que significa a largo plazo para el futuro del boxeo femenino. (2:05)

EL PROMOTOR, EL ENTRENADOR y la peleadora iban en un automóvil con chofer rumbo a una conferencia de prensa en Londres a principios de este año, y Dmitry Salita no pudo evitarlo. Siempre ha sido un gran admirador de James Brown, y el serio promotor con un irónico sentido del humor encontró la oportunidad de ofrecer algo de ligereza con un mensaje.

La boxeadora de Salita, Claressa Shields, se dirigía al primer evento de prensa para promocionar su pelea el sábado contra Savannah Marshall (2 p.m. ET por ESPN+). La ganadora se convertirá en campeona mundial indiscutible de peso mediano. El mensaje de Salita en la canción fue claro.

Hey, gotta, gotta payback! Revenge! I'm mad. Got to get back!

Mientras la letra de "The Payback" resonaba en el asiento trasero, Salita, Shields y el entrenador John David Jackson comenzaron a reír. Las palabras sonaron como una referencia a la única mancha en el historial de boxeo de Shields, amateur o profesional, cuando Marshall la venció hace una década en el Campeonato Mundial Femenino AIBA 2012.

Shields ha crecido mucho como peleadora desde entonces. Pero un mensaje es un mensaje. Un tema es un tema.

"¿Sabes qué? Esto es lo que es", dijo Salita. "Así que comencé a tocar esa canción en el auto y todos comenzaron a reír y bromear. Claressa consiguió el espíritu en ella".

Plantea una pregunta interesante: ¿Cuánto es realmente esta pelea como venganza por algo que sucedió hace 10 años? Shields era una adolescente en 2012 y aún no había ganado sus dos medallas de oro olímpicas, no se había convertido en profesional ni se había convertido en campeona mundial indiscutible de varias divisiones.

En ese entonces, Shields todavía era una mujer joven que sorteaba la vida y no la mujer en la que se ha convertido. Ha cambiado drásticamente quién es como peleadora, preparándose para sus muchos logros.

Shields enfatiza ese punto cuando reflexiona sobre su primer encuentro con Marshall. Sí, ella perdió. Pero mira todo lo que ha hecho después. No muchas personas son iguales a los 17 y 27 años (su edad actual).

"No voy a dejar que una derrota se sienta tan importante que todo lo demás que he hecho no es importante", dijo Shields. "Todo lo que he hecho después de eso es mucho más importante que esa derrota".

Sin embargo, el legado importa. Los cinturones importan. Hacer historia, lo que Shields ha hecho una y otra vez a lo largo de su carrera amateur y profesional, ha sido un punto de referencia para casi todas las peleas que ha tomado durante la última media década. La Claressa Shields que ves ahora es diferente a la de hace una década. Diferente incluso de la que podrías haber visto hace un año.


LOS CAMPAMENTOS DE PELEA NUNCA son fáciles. Te estás preparando para entrar en un ring contra un oponente cuyo objetivo es noquearte. Así que entrenar es duro. La preparación es intensa. Shields ha pasado por todo esto antes.

Sin embargo, en este campamento se ha sentido más a gusto que en el pasado. Tal vez sea la madurez. Tal vez sea la confianza. Shields dijo que quería apreciar todo. Saborealo.

Así es como ella ha abordado todo con respecto a esta pelea.

"Cuando te apresuras y piensas en lo que sigue, es difícil para ti disfrutarlo", dijo Shields. "Quiero disfrutar el campamento. Quiero disfrutar el período previo. Quiero disfrutar la semana de la pelea. Quiero disfrutar la decisión de la pelea en la que gano y empaparme de todo, porque cuando termina, se termina, ¿sabes a lo que me refiero?

"Entonces, la preparación y todo eso es muy importante y la pelea es importante y quiero recordar todo. Pero es difícil recordar todo cuando estás siempre en movimiento".

Shields ha sido consciente de permanecer en este momento. Ella reconoce la magnitud de lo que está haciendo: encabezar una cartelera exclusivamente femenina en Londres en una de las peleas más importantes de este año.

Estuvo cerca de tener la revancha de Marshall antes. Tanto ella como Salita dijeron que le ofrecieron a Marshall una pelea en 168 libras anteriormente en la carrera de Shields, pero no se concretó. Pero ahora las boxeadoras tienen una audiencia más grande. Un día de pago más grande.

Para este campamento, Jackson dijo que Shields usó principalmente mujeres como sparring, algo diferente al pasado. El campamento incluyó entrenamiento mutuo el mes pasado con la antigua oponente de Shields, la campeona de peso superwelter de la AMB, Hannah Rankin, quien tiene una defensa del título contra Terry Harper el 24 de septiembre.

"El primer día de entrenamiento, me acerqué al entrenador de Hannah y le dije: '¿Ellas son amigas?'", dijo Jackson. "Porque se están lanzando golpes infernales la una a la otra. Las amigas no hacen eso. Pero ese fue un buen día para ambas".

Si bien el campamento fue divertido para Shields, también fue otro paso en su evolución como peleadora. Algo en lo que ha estado trabajando durante un tiempo: una elaboración de su estilo para hacer que una de las peleadoras más técnicas del boxeo sea aún más peligrosa.


UNA DE LAS COSAS que Shields aprendió en los últimos años es la locura de obsesionarse con la perfección. Cada peleador, incluso el más grande de los grandes, tiene debilidades. En lugar de enfocarse en las suyas, aprendió a aceptar lo que sentía que era débil acerca de sus habilidades mientras trabajaba para aprovechar al máximo sus capacidades.

"Sin embargo, algunas debilidades son buenas debilidades", dijo Shields. "Y a la gente no le gusta decir eso, pero algunas de las debilidades que tienen algunos boxeadores funcionan para su estilo. Entonces, ¿arreglamos esa debilidad? ¿O la dejamos ahí?

"No tienes que trabajar en arreglar todas las debilidades porque puede que no sea lo mejor para tu estilo".

De alguna manera, Shields todavía busca la perfección, pero también entiende que arreglar una cosa podría causar problemas en otros lugares. Si no afecta cómo pelea, está bien que exista una debilidad.

Shields siempre ha sido bueno peleando tanto por dentro como por fuera. Tiene una buena defensa y puede leer rápidamente lo que su oponente va a hacer y prepararse para ello. Es por eso que ha llegado a 12-0 como profesional, peleando en combates de campeonato desde la cuarta pelea de su carrera. Pero también reconoce dónde necesita mejorar.

"Conocerse es una de las cosas más difíciles de hacer y una de las cosas más maduras para hacer", dijo Salita, él mismo un ex peleador profesional. "Ciertamente, como luchador y atleta, cuando te das cuenta de eso, es algo muy poderoso".

Jackson ha querido que Shields muestre paciencia, y sea más estratégica con las combinaciones. Como aficionada, era solo lanzar, lanzar, lanzar para Shields hasta que ya no pudo lanzar golpes. Jackson reconoce que fue un estilo amateur inteligente, y le da mucho crédito al entrenador amateur de Shields, Jason Crutchfield. Él ayudó a convertirla en una campeona.

Ahora, como profesional, hay más matices. Jackson predica la relajación.

"Estaba demasiado ansiosa por tratar de noquearte", dijo Jackson. "Y ella no estaba consiguiendo los nocauts... Necesitas reducir la velocidad de tus golpes y sentarte sobre ellos con más peso. Tu oponente lo sentirá más".

"Ahora, especialmente con esta pelea aquí, ella lo está entendiendo".

A Shields le tomó tiempo entender las cosas porque durante mucho tiempo estuvo acostumbrada al sistema de puntos en los aficionados. Ahora sabe cómo las diferentes combinaciones de golpes alteran una pelea de manera diferente, dependiendo de cuándo y cómo los lanza.

Ella ha trabajado constantemente en el ajuste: en el sparring, en las almohadillas y el saco, con el entrenamiento.

"Ahora todo está empezando a encajar", dijo Shields. "Pero simplemente no sucede de la noche a la mañana".


SI HAY UNA lección en una derrota de hace una década, fue lo que le sucedió después a Shields. No las medallas de oro olímpicas de 2012 y 2016, sino la reacción más inmediata de quienes la rodean.

En ese entonces, Shields estaba muy lejos de ser la dueña de casa con el nuevo Chevy Camaro naranja 2022 que es ahora. Buscaba un balance entre la escuela secundaria y el boxeo amateur de élite. ¿Esa derrota ante Marshall? "Fue una pesadilla", dijo.

Cuando Shields regresó después de la pelea a la escuela secundaria, donde era estudiante de tercer año, todo lo que escuchó fue sobre la derrota. No las victorias que había acumulado. Nadie mencionó que había vencido a la tres veces campeona mundial Mary Spencer un mes antes.

No, fue todo sobre la derrota, todo el tiempo. Shields dijo que eso le enseñó cómo aquellos que pensaba que querían que ella tuviera éxito podían disfrutar por igual de su único fracaso.

"Simplemente me mostró quién es real, quién es falso", dijo Shields. "Quién es para mí, quién no. Que es algo que todos queremos en nuestras vidas. Así que solo quiero gente real a mi alrededor. Apoyo real. Amor real.

"Y si me odias, genial, quédate allá. Si me amas, genial, quédate aquí".

Después de la derrota ante Marshall, Shields se recuperó y ganó su primera medalla de oro olímpica más tarde ese verano en Londres. Estaba en camino de convertirse en el futuro del deporte.

Ahora Claressa Shields ya no es el futuro del boxeo femenino. Ella es el presente. Lo ha sido por un tiempo. Y si todo va bien para ella el sábado, podría permanecer en la cima durante mucho tiempo.