<
>

La entrenadora de los Red Sox, Bianca Smith, ha pasado su carrera demostrando que pertenece al deporte

play
Encontrando la luz en 2020 (3:01)

2020 ha sido un año para recordar desde el impacto de la justicia social en los deportes y cómo muchos atletas negros encontraron su voz. (3:01)

Bianca Smith cuenta una historia sobre cuando fue entrenadora en el equipo de béisbol de la División III de la Universidad de Carroll el año pasado. Después de llegar con el equipo a una doble cartelera en la carretera, fue recibida con una suposición común por parte del equipo contrario.

"Alguien en el campo me preguntó qué hice", dijo Smith, quien a menudo se presumía que era la gerente de equipo de la organización, o la novia de algún jugador o entrenador. "Le dije: 'Soy uno de los entrenadores'. Inmediatamente dijo: 'Ese equipo va a perder'".

Motivados por el leve incidnte, Carroll University ganó el primer juego de la doble cartelera en apoyo de su entrenadora de bateo.

"Trato de usar [esos comentarios] como combustible", dijo Smith. "Trato de demostrarles que están equivocados".

Después de una carrera de entrenadora universitaria en la que demostró su valía, Smith está avanzando. Fue contratada por los Boston Red Sox, que hizo el anuncio la semana pasada, convirtiéndola en la primera entrenadora afroamericana en el béisbol profesional.

También es la tercera contratación histórica de una mujer en menos de un año en la MLB, que incluye a Michele Meyer-Shipp como la primera directora de cultura y personal de la MLB y a Kim Ng como gerente general de los Miami Marlins.

"Estoy emocionada de haber roto una barrera de mucho tiempo al tener a nuestra primera entrenadora afroamericana", dijo Meyer-Shipp. "La trayectoria va en la dirección correcta. Todos han reconocido que no solo es suficiente decir lo que queremos hacer, sino que es importante expresar las acciones con palabras ".

La medida se produce inmediatamente después de que Alyssa Nakken de los Gigantes de San Francisco se convirtiera en la primera entrenadora de tiempo completo en la historia del béisbol y la primera en entrenar durante un juego de exhibición de Grandes Ligas el verano pasado. Nakken fue entrenadora de primera base.

Smith, de 29 años, está asignada a la filial de ligas menores de los Red Sox en Fort Myers, Florida, y se unirá a la organización en febrero para los entrenamientos de primavera.

El significado de la oportunidad no se le escapa a Smith, quien llama a Jackie Robinson, el primer afroamericano en jugar en la MLB en la era moderna, uno de sus héroes.

"Tuvo que enfrentar muchas cosas solo para jugar, solo para existir como ser humano, y aún así perseveró", dijo Smith, quien usaba una diadema con el número 42 de Robinson mientras crecía porque no podía pagar una gorra o camiseta de los Dodgers. "Lo que hizo fuera del campo también me inspira a querer hacer más por el juego.


"Ahora que estoy en esta posición, puedo ser la persona que se parece a [las chicas negras] y mostrarles que también pueden hacerlo".

Los padres de Smith, Victor Smith y Dawn Patterson, asistieron a Dartmouth College. Su padrastro, Bob Patterson, se graduó de la Universidad Carnegie Mellon. Smith tiene cuatro hermanos en su familia mixta, incluido su hermano Reggie Cannon, lateral derecho de la selección nacional masculina de fútbol de EE.UU. y del Boavista F.C. en la primera división portuguesa.

Smith ha viajado mucho. Vivió en Nueva York y Pensilvania y se graduó de la escuela secundaria en Texas, donde fue capitana senior del equipo de softbol.

Su introducción al juego llegó en sus primeros años con la ayuda de su madre y películas de béisbol.

"Rookie of The Year, The Sandlot, Angels in the Outfield, las vi y eso continuó con mi amor por el juego", dijo Smith. "Y luego estudié por mi cuenta, aprendí la estrategia. Y esa fue probablemente una de mis partes favoritas, fue que podía seguir la estrategia de ver un partido sin tener que jugarlo".

A pesar de su disfrute, una carrera en el béisbol fue lo más lejano de la mente de Smith cuando decidió asistir a Dartmouth. Estaba más cerca de ser el Dr. Dolittle.

"Inicialmente quería ser veterinaria, pero tomé esa clase de biología en la universidad y decidí que no era para mí", dijo Smith. "Empecé a buscar. Sabía que amaba los deportes y amaba el béisbol".
En Dartmouth, comenzó a trabajar para el equipo de béisbol. Fue allí donde se encontró con el entrenador de softbol, quien le pidió a Smith que hiciera una prueba. Smith se convertiría en jardinera del equipo universitario por dos años. También jugó para el equipo de béisbol del club Dartmouth, la única mujer en el equipo.

"Mi tiempo [en Dartmouth] fue increíble", dijo Smith, quien terminó con un título en sociología. "Ayudé a los entrenadores del equipo de béisbol con análisis y video. Incluso intenté lleva el partido jugada por jugada una vez, pero me emocioné demasiado".

Después de graduarse en 2012, hizo una pasantía para un equipo de la Arena Football League y se desempeñó como directora de redes sociales para una tienda de artículos deportivos. Pero eso no era béisbol.

Ingresó a la Universidad Case Western Reserve en Cleveland, donde cursaría una maestría en administración de empresas en gestión deportiva y una licenciatura en derecho. Su objetivo entonces era convertirse en gerente general en el béisbol.

"Me acerqué a todos los entrenadores de béisbol de las escuelas en las que ingresé y Case Western fue la única en la que ingresé y que respondió de inmediato que podía ayudar", dijo Smith. "Todos los demás me dijeron que me dejarían saber. 'Puede ser, OK, es posible que puedas ser gerente'. Pero yo quería hacer más que eso".

Smith pasó cuatro temporadas completas como directora de operaciones de béisbol en Case Western Reserve. Sus deberes incluían viajes, operaciones del día del juego, redes sociales y trabajo con los jugadores en el campo.

"Bianca atrapaba roletazos, hacía análisis, recaudaba dinero, asistía a cada práctica y a cada juego, todo mientras obtenía un doble título universitario", dijo Matt Englander, el entrenador en jefe. "Ella vivía a una milla del campus. Ella no tenía coche. Caminaba a nuestras prácticas, incluso con mal tiempo. Bianca nunca tuvo excusas".

La directora atlética de Case Western Reserve, Amy Backus, la primera mujer en ostentar dicho título en la escuela, dijo que Smith elevó el nivel del programa de béisbol, incluido el uso de videos para ayudar a los jugadores.

"Es una mujer en el béisbol y los muchachos la respetan porque conoce el juego", dijo Backus.

Tony Damiano, un ex jardinero de Case Western Reserve, se ganó el respeto de Smith desde el principio. Y no solo de los momentos en que los que lanzaba en la práctica de bateo o realizaba tiros desde los jardines.

"Recuerdo una vez que estábamos viendo un juego de Grandes Ligas y el lanzador tiró una bola curva al suelo y el bateador hizo un swing terrible", dijo Damiano. "Ella señaló eso y habló sobre cómo odiaba cuando yo hacía eso".

Después de graduarse, Smith hizo una pasantía con los Texas Rangers (2017), Major League Baseball (2018) y los Cincinnati Reds (2019), con varios roles en operaciones de béisbol, incluido el rol de cazatalentos. También fue entrenadora asistente en la Universidad de Dallas (2018).

Fue el mánager de los Rojos, David Bell, quien ayudó a Smith con una valiosa experiencia en el campo en 2019 cuando la vio en las prácticas de bateo previas al juego tomando notas.

"Claramente estaba tratando de aprender y estar cerca del juego", dijo Bell, cuyo padre Buddy es un ex jugador y entrenador de Grandes Ligas. "Así que entablé una conversación con ella y se hizo evidente lo apasionada que estaba por el juego. Podías verla siendo realmente humilde, pero confiada en su capacidad para ayudar a un equipo".

Bell le consiguió una camiseta del equipo a Smith, y ella comenzó a participar de manera rutinaria en el trabajo inicial del día al atrapar lanzamientos que regresaban al cuadro e interactuar con los entrenadores sobre el juego.

"Escuchar a los entrenadores y la interacción con los jugadores me influyó mucho", dijo Smith. "No se trataba de repasar la sabermetría, era cómo te sientes. El coaching es más que 'así es como se ve tu forma de juego'... Esa fue una gran parte de mi desarrollo".

Una vez que expiró su pasantía con los Rojos ese verano, Smith fue contratada por la Universidad Carroll en Waukesha, Wisconsin, como directora atlética asistente de cumplimiento y administración y entrenadora asistente y coordinadora de bateo del equipo de béisbol.

Los jugadores la aceptaron de inmediato, especialmente por sus antecedentes.

"Vimos estos videos de ella con [el primera base de los Rojos] Joey Votto y otros jugadores", dijo el receptor de la Universidad de Carroll TJ Pfaffle. "Estábamos deslumbrados. Viniendo de las mayores, pensamos que tenía que saber algo bueno".

Smith proporcionó a la Universidad de Carroll el tipo de pedigrí que, según Pfaffle, suele estar reservado para los deportes más populares del campus: baloncesto y fútbol.

"Esos otros deportes generalmente ocupan los primeros lugares en la clasificación cuando se trata de entrenadores y personal", dijo Pfaffle. "Contratar a Bianca fue el primer paso real fuera de eso".

Luego, aproximadamente un año después de su trabajo en la Universidad de Carroll, Smith recibió un correo electrónico de los Medias Rojas.

"Me sorprendió mucho recibir ese correo electrónico", dijo Smith. "Acababan de ver mi currículum, pensaron que sería una buena candidata para hablar. Así que desde allí hablé con varios departamentos diferentes, cazatalentos, análisis y desarrollo de jugadores".

Habló con los Medias Rojas durante unas tres semanas. Ella aceptó su oferta en diciembre.


La contratación es histórica e irónica. Los Medias Rojas fueron el último equipo de Grandes Ligas en integrar jugadores afroamericanos cuando firmaron a Elijah Jerry "Pumpsie" Green en 1959, 12 años después de que los Dodgers de Brooklyn rompieron la barrera del color de la liga al contratar a Robinson.

Es una nota a pie de página que los Medias Rojas nunca podrán borrar.

"Tenemos que ser conscientes de todas las partes de nuestro legado, las partes maravillosas y las vergonzosas", dijo Chaim Bloom, director de béisbol de los Medias Rojas. "El hecho de que tengamos ese legado hace que esto sea más importante. Estamos dando pasos importantes para que algo como esto se vuelva más común.

"Se necesita a alguien pionero como Bianca para ayudarnos a avanzar".

Dusty Baker, el mánager de los Houston Astros, uno de los dos únicos entrenadores afroamericanos en la actualidad en MLB, está orgulloso de la contratación de Smith.

"Tiene todo el apoyo de mi parte", dijo Baker. "Espero que los jugadores le den el debido respeto, independientemente de su género, por su conocimiento del juego. Estoy orgulloso de los Medias Rojas por contratarla".

Para Smith, cuyo objetivo a largo plazo es convertirse en mánager de Grandes Ligas, todavía está disfrutando del momento.

"Honestamente, todavía es surrealista", dijo Smith. "Solo quería ser entrenadora. Realmente no pensé en lo grande que era esto. Ver el impacto que ha tenido en otras personas es realmente genial. Me gusta la idea de que mi historia pueda inspirar a otras personas".

Branson Wright es cineasta y reportero deportivo multimedia independiente.