<
>

Blatter: "Había deuda con mundo árabe"

PARÍS -- El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, negó que la atribución de los Mundiales de 2018 y 2022 a Rusia y Qatar, respectivamente, fuera una cuestión de dinero y afirmó que en el segundo caso supondrá "la apertura del fútbol a un nuevo mundo", el árabe.

"Con Qatar abrimos el fútbol a un nuevo mundo, a una nueva cultura. El mundo árabe, que lo había intentado varias veces, con Marruecos o Egipto, por ejemplo, podía legítimamente optar a esta organización", afirmó Blatter en una entrevista que hoy publica el diario francés "L'Équipe".

El presidente de la FIFA agregó que "el Islám representa mil millones de personas" y abrió la puerta a que algunos partidos del Mundial de Qatar "se celebren en países cercanos".

Aseguró que el emirato es "un pequeño país que se desarrolla" y recordó que ya organizaron el Mundial sub 20 de 1995, cuando Nigeria no pudo hacerlo en el último instante, y que tienen doce años por delante para prepararse para la competición.

En cuanto a Rusia, que albergará el Mundial de 2018, destacó que "es un continente en si mismo con todos sus satélites" y eso constituye "una inmensa población al tiempo europea y asiática".

Blatter consideró "una locura" pensar que la atribución de esos dos Mundiales responda a intereses económicos y señaló que si hubiera sido por dinero el Mundial habría ido a Estados Unidos.

En cuanto al Mundial de 2026, Blatter indicó que todavía queda mucho tiempo pero destacó que "hay dos mercados, en el plano del fútbol y en el de la economía que se desarrollan: China e India, que representan dos tercios de la población mundial".

El presidente de la FIFA se defendió de la aparición de casos de corrupción en la organización, aseguró que están siendo investigados y dijo que, en caso de que se demuestren, no son más que "el reflejo de un fenómeno de sociedad".