<
>

Okamoto: ¿Recuperará McGregor su brillo en MMA?

play
Conor McGregor regresa a la UFC (2:00)

Dana White, presidente de UFC, anunció a ESPN el retorno del polémico peleador irlandés para el próximo 18 de enero en Las Vegas, como la pelea estelar de la UFC 246. Su posible rival sería Donald "Cowboy" Cerrone. (2:00)

En 2017, justo antes de que Conor McGregor boxeara con Floyd Mayweather en 'The Money Fight', hice una entrevista en un programa de radio nacional que ahora recuerdo, antes de la pelea de McGregor contra Donald 'Cowboy' Cerrone en UFC 246.

Recuerdo haberle dicho en broma a los presentadores del programa, que no eran entusiastas de las artes marciales mixtas, que representaban un problema general. Su interés era casual, compartido por millones, en una farsa de pelea de boxeo, convertida en un circo que podría arruinar lo mejor de los deportes de combate.

Que en ese momento, por supuesto, era McGregor.

McGregor era dominante a finales de 2016. Ya era un campeón en dos clases de peso, pero era concebible que sólo estuviéramos rascando la superficie de su potencial. McGregor estaba colocando la estructura para una de las carreras más exitosas de la historia.

Y tan divertido como fue ese duelo Mayweather vs. McGregor, siempre existía el riesgo de que cuando la fiesta terminara, los fanáticos de MMA fueran los que pagaran la factura. El interés general volvería a deportes como la NFL y la NBA, mientras que MMA se quedaría con una estrella diferente a la que tenía. Una menos motivada, estropeada por la fama y el dinero.

Bueno, es 2020, y estamos a punto de descubrir si la mejor versión de McGregor se fue para siempre.

MMA ha pagado la incursión de McGregor en el boxeo. Sus fanáticos no lo han visto en su mejor momento en años. No ha ganado una pelea en UFC desde que venció a Eddie Alvarez el 12 de noviembre de 2016, para convertirse en el primer campeón de UFC en sostener cinturones en múltiples clases de peso simultáneamente. Su única aparición desde entonces, una pelea por el título de octubre de 2018 contra Khabib Nurmagomedov, fue casi tan espectacular como el duelo con Mayweather, debido a una extraña aleación que cruzó las líneas de la religión y la cultura, y después una pelea confusa.

McGregor dijo que no estaba en su mejor momento en esa derrota ante Nurmagomedov, e incluso si cree que está poniendo excusas, probablemente tenga razón. Considere los problemas legales de McGregor en los últimos tres años, así como su inactividad en el deporte. Él ha admitido que la preparación para esa pelea fue "horrenda", y su cuerpo técnico ha hecho eco de eso con declaraciones sobre un programa de entrenamiento esporádico.

Aunque no tomó nada de Nurmagomedov, la presentación de McGregor parecía una imitación barata.

Pero hay indicios de que McGregor ha vuelto a su forma anterior. Dice las cosas correctas cuando se trata de su carrera. Quiere tres peleas en 2020. Tiene hambre otra vez.

"Estoy de vuelta en mi antiguo estado de ánimo", dijo McGregor recientemente a su sitio web, TheMacLife.com. "Solo quiero consistencia, quiero competencia. Es lo que me encanta hacer, estar en ese estado mental saludable y también mi cuerpo".

El fuego en los ojos de McGregor parece más cercano al ánimo competitivo que vimos en 2016, en lugar de la ira que vimos cuando arrojó una carretilla por la ventana de un autobús lleno de peleadores que incluía a Nurmagomedov en abril de 2018.

Y cuando escuchas a McGregor hablar sobre la posibilidad de agregar un campeonato de peso Welter a su currículum, tienes la sensación de que su talento para perseguir los desafíos más extravagantes sigue ahí. Son ese tipo de desafíos los que realmente podrían entusiasmar nuevamente a todo el mundo de las MMA. Si bien puede parecer poco aconsejable desde un punto de vista competitivo, es el viejo estilo de McGregor. La forma en que llamó la atención del mundo de los deportes de combate hace sólo unos años.

Esta próxima pelea en Las Vegas no es uno de los desafíos más extravagantes que existan, pero nos dirá mucho sobre dónde se encuentra McGregor y hacia dónde se dirige. Cerrone tiene la mayor cantidad de victorias en la historia de UFC y no es una pelea fácil, pero la percepción es, y las probabilidades lo respaldan, que McGregor debe vencerlo. Cerrone se acerca a su cumpleaños número 37.

Si McGregor gana y sigue teniendo el tipo de 2020 que promete, bueno, significa que habrá regresado de verdad y se dará cuenta del inmenso potencial que mostró en su sensacional campaña de 2016.

Si pierde y entra en otra pausa, seguirá siendo un hombre muy, muy rico, con dos victorias en el campeonato de UFC que nadie puede quitarle. Pero siempre nos preguntaremos: ¿Qué habría pasado si McGregor hubiera hecho conciencia del impulso inconmensurable que tuvo en 2016? ¿Qué pudo haber logrado?

Y si esa pregunta no se responde, quizá a este nuevo McGregor no le importe. Pero uno no puede evitar pensar que el viejo, ciertamente, lo habría hecho.