<
>
2021 Liga MX, Torneo Apertura 2021

Toluca y León no encontraron la llave del gol para afianzarse en la parte alta

Toluca y León no se hicieron daño en la lucha por el cuarto sitio de la tabla general. El empate sin goles en el Estadio Nemesio Diez fue una pesadilla para ambos, ya que ninguno puso distancia con el resto de sus competidores a falta de una jornada para que acabe la fase regular.

Los Diablos quisieron festejar Halloween con su gente, pero pocas maldades pudieron hacer. Los atacantes escarlatas incomodaron muy poco a Rodolfo Cota, quien estuvo muy seguro en los tres postes y solo tuvo una intervención clara.

El juego se calentó desde un principio y las alarmas se encendieron por un presunto penal de Gustavo Gutiérrez sobre Santiago Colombatto. El juvenil argentino quedó tendido en el césped y el central Marco Ortiz señaló la pena máxima.

El VAR lo mandó a llamar y salvó a los Diablos de una desgracia, pues el arquero escarlata tocó el balón en su salida antes que al jugador, por lo que se echó para atrás la decisión original y todo seguía como sin nada.

León tenía mayor posesión del esférico y marcaba el ritmo del juego. Las ideas eran más claras de su parte, pero apenas llegaban con claridad. El último pase era lo que les faltaba para incomodar de más a Gutiérrez.

Para el complemento, la tónica del juego fue la misma que en los primeros 45 minutos. León se volcó al frente y Toluca aguantó a los contragolpes, pero la velocidad y el desdoble no era la fórmula para abrir la zaga esmeralda.

Incluso, Pedro Alexis Canelo salió lesionado en uno de los piques que hizo para el contragolpe. A Toluca le salía mal la apuesta de esperar atrás para sorprender a León. No podían hacer la diablura que tanto esperaron para quedarse con los tres puntos.

El juego se ensució al final y los servicios de emergencias se hicieron presentes en varias ocasiones. Incluso, el protocolo anticonmociones también pasó lista, sobre todo en un choque de Claudio Baeza y José Rodríguez. Afortunadamente, no pasó a mayores y ambos regresaron a la cancha.

Finalmente, ambos equipos no se hicieron daño y repartieron puntos. Uno para cada bando que, a estas alturas, todo lo que sume es bueno; sin embargo, ninguno pudo poner distancia definitiva y se firmó un 0-0 de pesadilla.