<
>

Jacques Passy, emocionado por proyecto con República Domincana Sub-23

Jacques Passy ESPN

Para el técnico mexicano Jacques Passy Kahn, el dirigir a la Selección Sub-23 de República Dominicana “es un proyecto fuera de serie”, pues Le ilusiona poder enfrentarse a rivales grandes “top en la Concacacf” como México, Estados Unidos y Costa Rica y conseguir el boleto a los Juegos Olímpicos Tokio 2020.

“Todo mundo espera que Dominicana sea una selección que no esté a la altura de las otras tres. Estoy fascinado porque creo que se puede hacer algo importante en el Preolímpico de Guadalajara”, comentó a ESPN quien dirigió la Selección Nacional de Saint Kitts y Nevis durante cinco años.

“Estoy muy feliz y agradecido de haber llegado a un acuerdo con la Federación de Futbol de Dominicana. Es el reto más importante de mi carrera. Me dan un gran proyecto que tiene un ángulo increíble, fuera de serie: jugaremos un Preolímpico. Es un privilegio competir con rivales importantes en un torneo clasificatorio y poder hacer un papel destacadísimo. No puedo decir que me da miedo o que me parece demasiado riesgoso”, agregó.

Técnico de Dorados en 2006, considera que ya es hora que los técnicos mexicanos salgan del país y busquen retos distintos. “El aprendizaje es mucho cuando sales a otros futboles, pero me contrataron para dar resultados y pretendo darlos".

Agregó que es el más feliz del mundo por poder trabajar en un país con grandes deportistas, “una potencia en béisbol y le falta un poquitito para dar ese salto en el futbol”.

Sin rodeos señala que tienen "una gran oportunidad de ir a Tokio", aunque entiende que Dominicana es el equipo que menos condiciones tiene ante la óptica del mundo.

"Quiero convencer al equipo de que vamos a pelear este grupo y lo haremos con argumentos, no con palabras, no con motivación”, expresó.

Su contrato es solo para el Preolímpico y los Olímpicos en caso de calificar; luego se sentaría a platicar con los directivos dominicanos para el futuro.

“Entre más te preparas, menos te ven en México”

Passy Kahn, de 44 años, ha hecho su carrera prácticamente en el extranjero y su labor ha sido variada. Estudio en Barcelona. Durante 15 años fue presidente del Instituto Johan Cruyff, dirigió en la década pasada en México y luego poco tiempo en Ecuador.

En distintos momentos tuvo propuestas de trabajo de equipos de Primera División del país y de Liga de Ascenso; luego, ningún proyecto le interesó tanto como de Saint Kitts y ahora el de República Dominicana.

“Mi gran paso fue dirigir a la Selección Saint Kitts; la pasé del lugar 161 del mundo al 73 del mundo. De esto en México no se habla mucho, porque es difícil voltear a ver a equipos que están abajo del 25 en el ranking mundial. Subir 80 lugares en una Selección es una locura. Rompí varios records en el Caribe. Fuimos una selección muy respetable. Jugamos contra selecciones en Europa y ganamos partidos; empatamos contra Estonia y vencimos a Andorra”, resaltó.

Además confiesa que le gustan los proyectos de trabajo que vayan más allá de jugar cada fin de semana, “esos de largo plazo en los que pueda transformar una federación, una Selección o un equipo como lo hice con Saint Kitts. Quiero tener un impacto en una organización”.

A veces piensa que provoca miedo cuando externa su forma de pensar, cuando menciona el hacer “un trabajo de primer mundo en todo el sentido de la palabra.

"Cuando empiezo a hablar en eso términos. Creo que entre más te preparas menos te ven en México”, mencionó.

Afirma que su máxima aspiración es dirigir en Europa.

“No quiero que se malentienda. Amo este país, de aquí soy, lo mismo que mi familia, mis hijos, pero quiero dejar un legado diferente. Javier Aguirre y yo somos los únicos mexicanos en dirigir dos selecciones diferentes”, dijo.

En cuanto al pago monetario que ha recibido por su trabajo, dijo que a veces es más o menos el sueldo, pero “en la vida uno debe sacrificar cosas".

"Nunca me escucharán quejarme por tema económico. En México el futbol es bien pagado, pero en ocasiones las carreras se construyen con retos”, concluyó.