<
>

Arabia Saudita le enseña el manual a México para vencer a la Argentina de Lionel Messi

La estrategia del francés Hervé Renard, en el segundo tiempo, puso de cabeza a Argentina

En el cuchicheo a las afueras del Lusail Stadium, el aficionado argentino murmuraba que venía a un día de campo al partido contra Arabia Saudita. Eso parecía hasta el minuto 10, en el que Argentina se ponía adelante ante el país vecino de Qatar. Al final los árabes terminaron por enseñar el manual a México para detener a la Argentina de Lionel Messi, la principal candidata al título en Qatar 2022.

Salió Lionel Messi a la cancha y se escuchó en el sonido local la canción de "La Mano de Dios", ovación de los dos lados para el astro argentino, que juega con la Albiceleste y defiende al PSG, un equipo que tiene inversión qatarí y se ha compenetrado con oriente medio.

El gol de Messi de penal, estricto, seguía el guión que se esperaba desde hace meses. La irrealidad comenzó a fraguarse antes del primer tiempo, cuatro fueras de lugar, que evitaron la anotación de Argentina, uno de ellos milimétrico. Tranquilidad a pesar de todo, pues Arabia Saudita apenas había disparado en una ocasión al arco y se había defendido hasta con línea de seis. Tomar nota, México.

La estrategia del francés Hervé Renard, en el segundo tiempo, puso de cabeza a Argentina, a Lusail, a Qatar 2022, al mundo. Minuto 48 y el equipo árabe, que no había disparado al arco en el primer tiempo, ya tenía el empate a uno, por la vía de Saleh Al-Shehri. Seguro las notas de Sergio Giovagnoli, el infiltrado del Tata Martino en Lusail, ya reventaban la libreta.

Había más, el técnico francés descubrió que Argentina tiembla, literalmente, cuando se le presiona a su equipo en la salida. Los favoritos a la Copa del Mundo no pudieron con el esfuerzo físico de los árabes y al 53, Salem Al-Dawsari, ya tenía el 2-1.

La siguiente receta para México, también para Polonia, fue defender con doble bloque. Seis defensas atrás y los contenciones metidos en medio campo, sin dejar de continuar con la presión a la salida de Argentina.

La Albiceleste salió asfixiada de Lusail, ante una Arabia Saudita que anotó dos goles, perdió tres jugadores por lesión y se llevó seis tarjetas amarillas, pero enseñó qué manual debe seguir México si le quiere sacar partido a la Argentina de Lionel Messi.