<
>

Presidente del Barcelona visitó el funeral de un histórico del Madrid

play
El día que Paco Gento se convirtió en presidente honorario del Real Madrid (2:12)

Fue en el 2016 y por unanimidad. Florentino Pérez fue quien hizo el anuncio. Aquí lo recordamos. (2:12)

La rivalidad deportiva que existe entre Barcelona y Real Madrid quedó de lado cuando el presidente del club catalán, Joan Laporta acudió al funeral de Paco Gento

El presidente del FC Barcelona, Joan Laporta, acudió a la capilla ardiente del exfutbolista Paco Gento, instalada en el estadio Santiago Bernabéu, para dar el último adiós a la leyenda del Real Madrid y transmitir su pésame a familiares y directivos del club blanco.

Laporta, acompañado por su equipo, llegó al Bernabeu para despedir a la 'Galerna del Cantábrico', presidente de honor del Real Madrid, fallecido este martes a sus 88 años.

El mandatario blaugrana no dio declaraciones a los medios de comunicación y pasados 30 minutos abandonó el estadio blanco acompañado de Florentino Pérez y Emilio Butragueño, de los que se despidió afectuosamente

APRENDIÓ DE GENTO CÓMO LLEVAR LA RIVALIDAD CON EL REAL MADRID

Joan Laporta, presidente del Barcelona, que acudió este miércoles al Santiago Bernabéu a la capilla ardiente de Paco Gento para dar el pésame al Real Madrid y a la familia del exfutbolista, afirmó que del mítico extremo blanco aprendió cómo hay que llevar la rivalidad entre dos rivales como ambos clubes.

Laporta recordó que tuvo la suerte de conocer a Gento, fallecido este martes a los 88 años, "en las comidas oficiales que se hacen entre los dos clubes" y aprendió "mucho de cómo se tiene que llevar la rivalidad entre dos grandes clubes como el Barça y el Madrid".

El presidente azulgrana envió su "más sentido pésame a la familia madridista" en declaraciones a Real Madrid Televisión en la capilla ardiente, en las que aseveró que Gento era "uno de esos jugadores que enaltecen el fútbol".

"Era un hombre sencillo, que tenía un punto de socarrón, era mucho más joven que él y aprendí mucho de cómo se debe llevar la rivalidad y más allá de que seamos dos clubes que competimos para ganar en las mismas competiciones casi siempre por encima de todo están las personas. Fue una gran experiencia haberlo conocido", insistió.

Laporta recordó que "era el clásico extremo" que ahora todos los clubes están "buscando", pero "él tenía la virtud de que además de tener calidad futbolística era muy rápido". En este sentido recordó un programa televisivo en el que se explicaba que "como los rivales ya le conocían, por el sitio por donde corría, la banda izquierda, le ponían trampas", así como que recordaba que el balón en su época era mucho más duro y tenían que desplegar mucha fuerza.

"Era un jugador que ha sido referencia de lo que es un extremo nato en el fútbol. Además, jugando con Puskas y Di Stéfano ,son de esas delanteras -y en el Barça hemos tenido muy buenas- que son referencia mundial", agregó el máximo mandatario barcelonista.