<
>

Mike Tomlin mantiene su enojo contra los oficiales de la NFL

Tomlin considera que fue un error revisar una jugada y dejarle más tiempo de juego a su rival

PITTSBURGH - Después de ganar el partido del domingo por la noche contra los Seattle Seahawks 23-20 en tiempo extra, el entrenador de los Pittsburgh Steelers, Mike Tomlin, todavía estaba indignado por una decisión en los últimos segundos del tiempo reglamentario.

Con el tiempo acabando y los Seahawks buscando un gol de campo para empatar el juego, el mariscal de campo Geno Smith completó un pase de 12 yardas a DK Metcalf. El esquinero James Pierre provocó el balón suelto de Metcalf, y el receptor abierto Freddie Swain lo recuperó dentro del campo con el reloj en marcha.

Los Seahawks rápidamente recogieron el balón, la llevaron a la línea de golpeo y lo tiraron con un segundo por jugar, mientras los oficiales pitaban para la revisión de la jugada anterior.

Tomlin estaba enojado por la detención del juego para la revisión.

"Lo odié", señaló después del partido. "Lo odié. No puedo creer que el juego se detuviera para confirmar la captura / no captura en ese momento. Eso es todo lo que voy a decir. Fue una vergüenza".

Después de la revisión, los oficiales determinaron que fue una recepción y que quedarían tres segundos en el reloj en lugar de uno. Los Seahawks tuvieron tiempo y prepararse para el gol de campo de 43 yardas de Jason Myers que envió el juego a tiempo extra.

Incluso sin la revisión, los Seahawks habrían tenido tiempo suficiente para intentar el gol de campo con el segundo original restante en el reloj, pero habría sido una situación más caótica. En cambio, los Seahawks pudieron reagruparse, tirar el balón nuevamente y meter la unidad encargada de hacer el gol de campo.

Ese no fue el único caso en el que los Steelers se sintieron frustrados por el arbitraje del domingo. A principios del último cuarto, el mariscal de campo Ben Roethlisberger perdió la posesión luego de una jugada.

Inicialmente se dictaminó que era un pase incompleto, pero después de un desafío del entrenador de los Seahawks, Pete Carroll, los oficiales determinaron que fue un balón suelto.

"La forma en que lo vimos era que necesitaba ser desafiado", subrayó Carroll. "Así que tuve que ir en contra de lo que me estaban diciendo. Y su evaluación ocurrió en solo unos pocos, ya sabes, 20 segundos o algo como eso”.

"Y vemos repeticiones realmente difíciles que duran tres, cuatro, cinco minutos o algo así. Bueno, pensé que esta jugada, si se diera todo ese tiempo, tendríamos una oportunidad. Y aunque lo fueron, la recomendación es no deberías desafiar esto, fui en contra y tiré la bandera y me apegué a eso, ya sabes ".

Con la Regla Tuck --que decía que cualquier balón que saliera de la mano de un mariscal de campo era un pase hacia adelante—sin vigencia, una vez que el ovoide regresa hacia el mariscal de campo, la mecánica del pase termina y, por lo tanto, no es un pase hacía delante. En cambio, es un balón suelto.

"Me dijeron que, aunque el balón iba hacia adelante, mi brazo iba hacia atrás", dijo Roethlisberger. "Tuve que preguntarle a Josh Dobbs, que es un ingeniero aeroespacial, cómo funciona eso. Dijo que no es posible. No puedo ser castigado por eso porque solo te estoy diciendo lo que dijo Dobbs".