<
>

Atlas y Pachuca, una Final entre los Capuleto y los Montesco

play
Mirada de Faitelson: 'Pachuca vs Atlas, una final que da equilibrio' (1:41)

David Faitelson aplaude que Tuzos y Rojinegros sean los finalistas del Clausura 2022. (1:41)

LOS ÁNGELES -- Trincheras contaminadas que se purifican en la cancha. Pachuca y Atlas, en la Final del Clausura 2022. Y promete tanto. Aún cuando se juegue en el estadio marchito de la indiferencia.

Dos equipos menesterosos en ratings, sin peso mediático; sin muchedumbres y sin arrastre. Atlas no pudo llenar el Jalisco en Semifinales. Y en Pachuca, la camiseta oculta frustraciones de una ciudad: debajo de ella, hay una amarilla, una rojiblanca, una azul, por hoy, colores, matices, del fracaso.

Y sin embargo, una Final que promete tanto. Porque viven en las antípodas del futbol. En esta jungla hay cazadores y carroñeros. De ambos necesita la ecósfera del futbol mexicano. Hay quien pinta murales y hay quien detiene el andamio del pintor.

1.- Los Tuzos alzan valerosamente una bandera generalmente corroída por la mezquindad: el espectáculo, el espíritu del futbol. No es jugar para ganar como sea; no es mendigar errores ajenos, sino enaltecer las fascinaciones de este deporte. A lo largo del Clausura 2022, fue el único equipo que reembolsaba con futbol el precio del boleto. Descarado, dinámico, frontal, algo que no congenia con algunas personas torvas de su propia directiva.

2.- Atlas es distinto. Y se entiende. Se rompió un ayuno ulcerado, purulento de 70 años. El fin justifica los medios y los miedos. Pero, si no hay exquisitez, hay una brutalidad y disciplina que merece ser galardonada. Porque el futbol, caritativo, humanista, cobija el esfuerzo y la devoción, y el coraje y la rabia. Ojo: lejos de su escuela delicatesen (aquellos Académicos, Los Niños Catedráticos y los Amigos del Balón), pero ha demostrado que cuando debe y quiere, porque puede y sabe, soltar a sus mastines, es tan feroz como su antagonista de la Final.

3.- Pachuca rinde homenaje al futbolista mexicano. Su armazón es de casa y los jugadores extranjeros lo fortalecen. Guillermo Almada vendió los clavos de su cruz por Kevin Alvarez, Erick Sanchez, Daniel Aceves, Luis Chavez, Micky Tapias, Víctor Guzman, Fernando Navarro y Bryan Gonzalez. En el universo fascinado del futbol mexicano, sólo un tipo los ignora: Gerardo Martino.

4.- Atlas, en cambio, tiene un andamiaje extranjero, con un ángel de la guarda (Camilo Vargas), tres luzbeles (Julio Furch, Julián Quiñones y Aníbal Chalá), y tres defensas de medio pelo, sublimados por el sistema de juego (Martín Nervo, Emanuel Aguilera y Anderson Santamaría). Pero, sin duda, el Atlas de este Atlas es Aldo Rocha, sí, otro marginado por Martino. El capitán ejerce como tal, en tiempos de crisis, arria banderas, y en tiempos de destrucción, las despliega.

play
3:31

Pietrasanta: Errores arbitrales hubo para todos lados, Pachuca y Atlas son justos finalistas

El Clausura 2022 ya tiene a los equipos que se disputarán el título, por un lado, el líder general del torneo y por el otro el actual monarca en busca de conseguir el bicampeonato.

Vea pues, que será una Final sin morbos (futbolísticos), y sin los rancios aranceles y linajes de clubes dominantes. No habrá marabuntas festivas ni multitudes coloreando y atiborrando avenidas. Pero, la modestia pasional no erosiona la calidad futbolística de ambos.

Cierto, hay verrugas en la nariz de esta Final que parece guapetona. Hay tipos de cuello blanco de puños percudidos, y cuyos zapatos de charol ensucian la cancha, ulceran el balón y mancillan a sus equipos.

1.- Esa cofradía sanguínea de Caín José Riestra y Caín Íñigo Riestra destiñe la credibilidad, cuando se acentúan los errores arbitrales en favor del Atlas, y porque se acumulan de manera insalubre e insana. ¿Habrían cambiado la historia un VAR y un arbitraje menos miope y menos torpe? Dilema de los ociosos. Porque lo que Atlas hace en la cancha, embellezca o no, seduzca o no, ha sido serio, más allá de guarradas, como la de sacar un balón de la hielera y arrojarlo a la cancha ante Tigres.

2.- Si bien no hay morbo deportivo, hay, sin embargo, una perturbación institucional. Los Capuleto y los Montesco. Desde la inocua tribuna de medios y redes sociales, Alejandro Irarragorri (Grupo Orlegi) y Jesús Martínez (Grupo Pachuca), se destazan moralmente a verdadazos. Como sus equipos, confabulan desde recintos diferentes. Uno, es el preferido del amo y señor del futbol en México, es su dedo meñique, o el dedo índice acusador si es necesario, o el dedo mayor increpador. El otro, es el juanete, la fascitis plantar, de Emilio Azcárraga Jean, que ha incomodado su autocracia, su dictadura, aunque ha sido confinado al silencio desde el #TuzoGate difundido a horario estelar a nivel nacional.

¿Qué puede ocurrir en la cancha? La bendición para el espectáculo sería que Atlas recibiera un gol en los primeros minutos de juego. Obligaría, insisto, a que le soltaran las cadenas a sus mastines, sobre un equipo que se defiende con la pelota, y que exhibe fragilidad ante un acoso masivo.

Pachuca no modificará su forma de juego. Lo ha dicho su propio entrenador. Y motivos no tiene. Con tres tipos explosivos como Nico Ibáñez, Romario Ibarra y un furioso Avilés Hurtado, además del soporte ofensivo de esa pirámide de mexicanos, sólo sabe ver al frente. No recupera para especular, sino para atacar. Los kamikazes oran desde sus tumbas.

Así, esta Final no es para los obtusos feligreses de camisetas, clubes o jugadores. Es para quien gusta del futbol, aún cuando uno ataca con dos espadas, y el otro se defiende y contrataca con dos escudos. La definición de ofensivo y defensivo, aquí, es una formalidad, porque, al final, la historia hablará estrictamente del vencedor. Hay dos rutas: el elevador de los Riestra o el sudor puro y purificante del futbol.

Y, claro, saber si el delfín aspirante al trono de Emilio se consolida como tal, o si el insurrecto, desde los pasadizos de la intriga, recupera fuerzas en su lucha contra la monarquía que le ha quitado hasta el control legítimo del Salón de la Fama.

Ojo, si Irarragorri sigue sumando bonos, el más preocupado debería ser Yon de Luisa, que tras la maltrecha versión de la Selección Mexicana, ha dejado de ser el favorito del Salón Oval de Televisa.